lunes, 13 de octubre de 2014

Videojuego violentos: Acordar en estar en desacuerdo

Investigación de videojuegos violentos: ¿consenso o confusión? 
Un nuevo documento argumentando que existe un consenso de que los videojuegos violentos causan agresión pone de relieve los peligros de la revisión por pares 


 Videojuego Destino
¿Están de acuerdo los investigadores si los videojuegos violentos causan la agresión? No parecemos estar más cerca de responder a esa pregunta. Fotografía: PR
Parece una pregunta sencilla de pedir, pero es uno que es aparentemente muy difícil de responder: ¿cuáles son los efectos de los medios violentos en nuestro comportamiento? Es también una pregunta que regularmente produce acalorados debates, tanto en revistas científicas y en la corriente principal de noticias. Sin embargo, un nuevo estudio publicado esta semana en la psicología de los medios de comunicación populares Cultura (ppm C) sostiene que no debe haber un debate en absoluto. En su lugar, afirman haber encontrado un "consenso" entre los investigadores de los medios, los pediatras y los padres, que los medios violentos pueden causar la agresión en los niños.

El estudio, realizado por Brad Bushman y Carlos Cruz de la Universidad Estatal de Ohio, y Mario Gollwitzer en la Universidad Philipps de Marburgo, pidió a los participantes que completen una encuesta online preguntando cuánto están de acuerdo con la afirmación "X violento puede aumentar el comportamiento agresivo en los niños", donde X incluye una serie de diferentes tipos de medios de comunicación, que van desde libros y la literatura de historietas, películas y juegos de video. También se les preguntó en qué medida están de acuerdo con otros dos estados: uno pregunta si existe una relación causal entre la exposición a los medios violentos y la agresión, y otra pregunta si la violencia mediática es un factor en la violencia de la vida real.

Según Bushman y su equipo, los resultados apuntaron a un amplio consenso en que la exposición a la violencia en los medios tuvo un efecto negativo en los niños. En un comunicado de prensa al respecto, Bushman afirma que "encontraron la inmensa mayoría de los investigadores de los medios, los padres y pediatras coinciden en que los medios violentos es perjudicial para los niños."

¿Qué consenso?

No creemos que los datos son ni de lejos tan clara como Bushman y sus colegas hacen fuera. Vamos a tomar la declaración "no hay una relación causal entre la exposición a los medios violentos y la agresión". Aquí estan los resultados de los cuatro grupos de personas:


Respuestas de datos a la afirmación "hay una relación causal entre la exposición a los medios violentos y la agresión". Datos tomados de Bushman et al., 2014 Figura producido por Pete Etchells. Fotografía: Pete Etchells
Como se puede ver, de los investigadores que son potencialmente activos en esta área, el 61% de los psicólogos de los medios y el 56% de los científicos están de acuerdo en la comunicación o muy de acuerdo con esa afirmación. Un promedio en los cuatro grupos de personas, el 66% está de acuerdo con la afirmación, mientras que el 19% no lo hace, y el 15% están en la valla. Como pan con carne, sin duda de acuerdo, dos de cada tres no está mal, pero es apenas un "consenso".

¿Para revisar o no revisar?

Los problemas con este trabajo van más allá de la interpretación más creativa de los autores de los resultados. En pocas palabras, la versión del documento que se ve como un último artículo publicado no es el que fue sometido a revisión por pares.

Según una fuente anónima cercana al proceso, la versión inicial del documento pasó por la revisión por pares como cualquier otro tipo de papel. Cuatro revisiones independientes han transmitido; en uno de estos, el revisor señaló un defecto estadística en el análisis de los datos. A pesar de eso, el equipo editorial de PPMC decidió aceptar el papel, e invitó a los autores de la crítica negativa a escribir una breve respuesta que se publicó junto con el artículo principal. Sorprendentemente, parece que una vez Bushman y sus colegas habían visto esta respuesta, se presentó una versión revisada del manuscrito a la junta editorial. La nueva versión, que fue solicitado, trató de cambiar los postes de la meta al hacer cambios en el manuscrito para abordar la respuesta crítica.

Esta es una práctica muy poco habitual - una vez que un documento ha sido aceptada en general se considera "fija", sobre todo si una respuesta al papel también ha sido aceptada. Procedimiento editorial Norma en tales casos sería rechazar la revisión no solicitado, o como mucho suspender todo el proceso mientras se envía fuera para volver a revisar. Pero ninguna de estas cosas sucedió. En cambio, el manuscrito pasó por un período de tres revisiones (incluida la adición de un nuevo autor, Gollwitzer), antes de que fuera finalmente aceptada para la producción. Fuera de las varias versiones del manuscrito que existen, sólo uno - el primero - fue revisado de una manera estándar. Bushman, que es un editor de consultoría para PPMC, no se ha pronunciado sobre este proceso extraño.

Cuando nos acercamos al editor a cargo del manejo de la presentación, el profesor James Kaufman, dijo que, "con el permiso de ambos, yo, APA Publishing, y los comentaristas que observó en primer lugar el error, el manuscrito original se modificó con los análisis correctos, con el pie de página se incluye para que todo el proceso podría ser lo más transparente posible. A mi juicio, como editor, el análisis modificado no cambió sustancialmente el contenido del documento o el mérito de una ronda adicional de un nuevo examen ".

Pero la nota en cuestión cuenta una historia diferente, una en la que los autores cambiaron la definición misma de "consenso" para adaptarse a sus conclusiones, "En la revisión de un borrador anterior de este manuscrito, los autores de un comentario sobre este artículo ... correctamente señaló que estos resultados no pueden interpretarse como el consenso. El editor nos dio permiso para llevar a cabo una nueva serie de análisis utilizando una definición operativa diferente de consenso. "(El subrayado es nuestro). Si eso no cuenta como un cambio lo suficientemente sustancial como para justificar nueva revisión después qué posiblemente podría?

Un defensor de PPMC podría argumentar que los editores hacen rutinariamente decisiones editoriales sin consultar a más colaboradores. Esto es cierto para los cambios de menor importancia; desde un punto de vista práctico no es factible o necesario para los revisores para aprobar modificaciones triviales, tales como errores tipográficos u oraciones reformulados. Pero el papel de los bosquimanos se diferencia de estas prácticas de rutina de dos maneras: el manuscrito había sido ya aceptado antes de que se realicen los cambios claves, y los cambios fueron fundamentales para la interpretación de los resultados.

Lo que todo esto se reduce a es bastante inquietante. No sólo es difícil ver lo que el estudio Bushman añade aparte de controversia y confusión, sino también la manera en que el artículo fue manejado por la revista destaca un importante fracaso de la revisión por pares. Nadie podría argumentar que la revisión por pares académicos es infalible, pero para parafrasear otro dicho, es la peor forma de gobierno (científica) con excepción de todas las demás. Revistas socavan el proceso de revisión a su propio riesgo, y el peligro de la ciencia más ampliamente.

The Guardian

1 comentarios:

fab merchant dijo...

Nice and very helpful information i have got from your post. Even your whole blog is full of interesting information which is the great sign of a great blogger.
Wyse Laptops

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Best Hostgator Coupon Code